Galicia Connection 2014, fusión en estado puro

La tercera edición del laboratorio de música, pensamiento y difusión de Santiago de Compostela Galicia Connection, concluyó el pasado 6 de Abril con un inédito concierto en el Museo Centro Gaiás  de Santiago de Compostela, en el que seis músicos del más alto nivel dieron una lección magistral de fusión y creatividad.

Eran aproximadamente las 19.00 horas cuando el incisivo e inequívocamente aflamencado bajo del catalán Carles Benavent (el cual tocó regularmente con Paco de Lucía desde 1981) comenzó a dibujar melodías junto al arpa del colombiano Edmar Castañeda. Después de este primer tema inicial que rompió el hielo en la comunicación músico-público subieron el resto de músicos al escenario. El clarinetista sirio Kinan Azmeh, Najla Shami, Abe Rábade y Carlos Castro comenzaron entonces a interpretar piezas que trasladaban el oído del espectador a otros lugares, y lo hacían viajar por todo el mundo a través de la música.

foto de www.laregion.es
fotografía original de www.laregion.es

No faltaron momentos emotivos como una mención especial a la figura de Paco de Lucía, o una vertiginosa versión da “Saia da Carolina” compuesta por Abe Rábade especialmente para la ocasión, empapada de esos compases imposibles a los que el pianista compostelano nos tiene acostumbrados. Castañeda, uno de los mayores referentes en el arpa mundial, el cual ha tocado con artistas de la talla de John Scofield, Wynton Marsalis o Marcus Miller, dio una lección de virtuosismo durante las dos horas de concierto y proporcionó además el toque cómico de la noche, animando al público a acompañarle a él y a unas maracas que se sacó de la manga pasadas las 20.00 horas.

La hibridez musical (en palabras del propio Rábade durante el concierto) del percusionista coruñés Carlos Castro, el sonido personal y culturalmente reconocible de Kinan Azmeh y la dulzura y la multiculturalidad en la voz de la cantante gallego-palestina Najla Shami , entre otras cosas, hicieron que fuera todo un privilegio para los asistentes el poder ver a músicos de tan alto nivel y estilos tan dispares, ejecutando piezas tradicionales (o no) de diferentes culturas, y creando así un clima de fusión y entendimiento pocas veces alcanzado de manera tan satisfactoria en el circuito de conciertos compostelano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.