Todo un clásico: sobre la película Edipo Rey I

La película Edipo Rey de Paolo Pasolini (1967) basada en la obra de Sófocles refleja una historia bien construida. El conflicto psicológico que toca ha sido y es argumento para los estudiosos. Pasolini le da plena actualidad cuando en el inicio y al final de la película la sitúa más próxima en el tiempo, la trasciende a una historia a través de los tiempos, puesto que el film lo comienza en una época moderna para dar paso al conflicto en otra era y le da un doble fin, pero solo en cuanto al escenario se refiere.

Edipo Rey, creación literaria del poeta trágico de la antigua Grecia Sófocles (496 a.c. – 406 a. C. ) Sófocles

Es esta una obra donde sus principales protagonistas son tres, el rey de Tebas, Layo. Su mujer, Yocasta junto con su hijo Edipo. Ellos encarnan la tragedia griega a la perfección con ese desencadenante de la predición terrible que no podrán evitar. Conocerán en distintos tiempos del relato las experiencias horribles que les aguardan, sin remedio, vivir en el futuro, pero ellos; padre, madre e hijo luchan en contra de ese destino, renunciando incluso a lo que más quieren, y a pesar de todo, la profecía va a cumplirse.

Unos personajes emocionalmente atormentados que quieren plantarle cara a ese destino vaticinado por los Dioses. Edipo, el hijo que se aleja de su padre y madre adoptiva creyendo que eran sus padres biológicos para no cometer incesto ni parricidio. La renuncia de sus padres biológicos Layo y Yocasta, mucho antes, tratando de poner remedio para burlar el rumbo marcado por los Dioses.

Trama

El rey de Tebas, Layo y su espoda Yocasta son advertidos por el oráculo que su pequeño hijo matará a su padre y se casará con su madre. Yocasta, madre de la criatura, temerosa de la predicción confía a su sirviente la cruel tarea de llevar al niño a un desierto y allí le dé muerte, pero el criado por piedad le deja con vida y hasta se alegra cuando se cruza con un pastor, manteniendo la esperanza de que se lo lleve a su tribu y así salvarle la vida al bebe, no dejándolo desamparado en aquel desierto. Efectivamente el niño es recogido y llevado por el pastor ante el rey de Corinto que lo adoptará junto con su esposa como hijo suyo y al que pondrán el nombre de Edipo (pies gorditos). Con el paso del tiempo el niño se ha convertido en el futuro rey de Corinto, es muy amado por sus padres. Pero Edipo comienza a tener unos sueños que le perturban y le dejan con gran inquietud por lo que anuncia a los padres, los reyes de Corinto, que partirá a consultar con el oráculo para que le desvele la razón de su sufrimiento. El oráculo le confirmará que su futuro está marcado por el horror de matar a su padre y casarse con su madre. Edipo, desorientado, decide no volver al hogar de sus amados padres, no quiere, se rebela a ese destino. Pero lo que no sabe es que los reyes de Corinto son sus padres adoptivos y el oráculo habla de los padres biológicos. En su huida da comienzo la predicción de su destino. Durante el camino matará a su padre, sin saberlo, y se ganará la maldición de casarse con su madre, también sin saberlo. Heroico al perseguir una verdad que era arriesgada, descubre que está enamorado y casado con su madre, que es padre y hermano de sus hijos. Una realidad esta que le horroriza, y delante del cuerpo de su madre Yocasta que acaba de ahorcarse en su dormitorio después de conocer la mostruosidad de su existencia, Edipo se arranca los ojos para no seguir viendo un mundo demasiado cruel y obsceno, donde él se considera el gran culpable.       Sigue

 

 

 

 

Sobre Mariel Norat 204 Artículos
Licenciada | Graduada en Ciencias de la Comunicación. Periodista. Eterna estudiante e incansable observadora

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.