Soshite chichi ni naru: el regreso de Kore Eda

El mismo Spielberg confesó que se emocionó con el film lo que le valió el premio del jurado en Cannes.

En el festival de San Sebastián se llevó el galardón que concede el público.

El director nipón Hirozaki Kore Eda vuelve a las pantallas mostrando su verdadera esencia. Soshite chichi ni naru (2013)  es el título original en japonés, que se traduce  al español como  De tal padre, tal hijo. Es una historia familiar, entrañable y cercana con toques de drama, humor y dulzura a partes iguales. Una relación de amor paterno-filial que va más allá de los lazos de sangre.

 Nadie como Kore Eda sabe reflejar tan bien a la familia  japonesa contemporánea. Nadie como él sabe trabajar de una manera tan entrañable con los niños en sus películas. Si en Kiseki (2011) supo captar de una manera sublime la inocencia de los niños y nos emocionó a todos  con esa magja que tiene su cine en Soshite chichi ni naru comienza poniendo en tela de juicio las decisiones de los padres sobre la educación de sus hijos. ¿Debe ser un hijo una proyección del futuro que su padre espera de él? ¿Son los padres egoístas  al volcar en sus hijos sus frustraciones y sueños?

ALeqM5gM0I0R4ttFmXv2ywYR05HFJSXKWQ

El argumento da un giro en torno a una confusión médica que pone en jaque la estructura de dos familias tokyotas completamente distintas. Al comienzo nos encontramos con  una familia de clase media-alta, los Nonomiya. El padre, Ryota es un reputado arquitecto y su único hijo Keita,  con apenas seis años se esfuerza para no defraudar a su padre. Y en el centro se sitúa  la madre,  amante y esposa, entregada a la familia. Cuando el señor Nonomiya empieza a dudar de las capacidades de  su hijo  se ve sacudido por una noticia que proviene del hospital.  Les comunican que  Keita no comparte sangre ni con él ni con su esposa, por lo que probablemente su hijo no lo sea.  Por un error que aún desconocen, el hospital había cambiado a su bebé por otro. Ryota estalla en cólera solo de pensar que están criando a un niño que no es suyo. En ese momento los planes de Ryota  se desmoronan como un castillo de naipes.

Lo que comienza con un problema familiar que  hace peligrar al matrimonio Nonomiya se convierte en una desternillante aventura  y supone un  importante dilema moral, cambiar o no cambiar a tu hijo.

A pesar de que el director cae de nuevo en estereotipos familiares ya desgastados a cambio nos regala  escenas enternecedoras. Con todo el espectador fiel a Kore Eda puede perdonar esos pequeños matices para sumergirse por completo durante los 120 minutos que dura la cinta y emocionarse con los personajes, reír con sus diálogos y en definitiva sentirse dentro de la película. Esa es la sensación que transmiten sus obras, el notar cómo el espectador es uno más en la película.

 

FICHA

Título original: Soshite chichi ni naru

Año: 2013

Duración: 120 min.

País: Japón

Dirigido por: Hirozaku Kore Eda

Reparto: Masaharu Fukuyama, Machiko Ono, Yoko Maki, Riri Furani, Jun Kunimura.

Sobre David Leiro 7 artículos
Periodista

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.