Santiago de Compostela, comprar para vivir

PHOTO: LUIS CAGIAO / SHUTTERSTOCK

Vivir en Santiago de Compostela, comprar para vivir o invertir

Los últimos meses el mercado inmobiliario en Santiago de Compostela fue aterrador para aquellos que buscaban una vivienda para vivir. Probablemente el 2018 constituyó un año de inversión en ladrillo en la capital de Galicia. Parece que en el pasado mes de enero se ha frenado la escalada de precios quizá porque la demanda se ha contenido.

Santiago de Compostela como todas las ciudades no es uniforme, ni en su aspecto estético, ni en su calidad de construcción, y por supuesto tampoco en precios, que además, se ven favorecidos por las corrientes de preferencia ciudadana que agudizan esa diferencia. El casco antiguo, la zona del Ensanche, Vite, las Fontiñas, San Lázaro, Vidán, Conxo, Castiñeiriño, etc., todo es Santiago pero marcan espacios definidos, y al tiempo están los espacios que quedan entre ellas. En todos estos lugares, y bajo mi mirada, se constituyen pequeñas islas independientes salpicadas de espacios amables y espacios degradados. Es decir, la cosa no va por barrios como sería en otras ciudades. Cuándo buscamos vivienda para tomar la importante decisión de, en qué lugar confiamos  para vivir, relacionarnos y alcanzar esa pertenencia a una zona que harás tuya, nos imaginamos entornos amables donde podremos hacernos mayores con cierta calidad. Ese pensamiento plantea un inconveniente cuando nuestra ciudad es interesante para invertir en ladrillo, ya que los precios subirán y necesariamente será poca la ciudadanía que pueda asumir los precios que están en el mercado, en muchos de los casos, es admitir que la presión de la especulación es muy fuerte y que es inviable comprar para hacer vida con cierta dignidad al común de los mortales.  

Entornos agradables, no degradados y una cierta homogeneidad; con separaciones razonables entre edificios, espacios verdes, fachadas pintadas, aceras anchas, accesibles y sin barreras; son razones para esa sensación de espacios humanos que el ciudadano percibe como suyas. Santiago de Compostela fuera del casco antiguo tiene como pequeños remansos o islas que la hacen auténticamente  maravillosa como es el Carmen de Abaixo,  las últimas construcciones de la zona de Galeras, Avda Barcelona o Santa Marta. También Fontiñas con carácter constructivo estético.

El Ensanche que se construyó sobre los años 70 a toda prisa es la que está más poblada y tiene más éxito por estar próxima a la ciudad histórica; las dos calles más cotizadas son Doctor Teixeiro y General Pardiñas, pisos de 3 /4 dormitorios pueden rondar entre los 400.000 y 600.000 euros, siendo de una calidad muy normal, en el mejor de los casos.  ¡Precios como en una calle principal en Madrid o Barcelona!   Otras calles del Ensanche tratan de vender por 260.000 – 300.000 euros. Los hay sin arreglar y sin garaje por 185.000 euros, como barato. A veces son de pesadilla…

Santiago y la problemática de la vivienda

¿Quién vigila, quién acuerda, quién planifica el futuro?

La capital de Galicia no consigue superar los 100.000 habitantes y en este momento se sitúa en un censo de los 96.405 personas, pero la población flotante la congestiona cada día con cientos de coches que acuden de los ayuntamientos limítrofes. Además de los cientos de universitarios que han cambiado su dinámica y que el coche, en muchos casos, viene a aliviar el gasto familiar. 

Santiago de Compostela es la capital de Galicia, Patrimonio de la Humanidad y ciudad de larga historia Universitaria, pero no dispone de industria y el pequeño comercio, que siempre fue un pilar en la sociedad compostelana, languidece frente a las nuevas dinámicas sociales impulsadas por las nuevas tecnologías. Además, en los últimos tiempos, los polígonos a las afueras de las ciudades, con los grandes centros comerciales, están provocando la desertización del pequeño comercio.

Con una tasa de paro elevada, jóvenes  directamente afectados por esta falta de empleo, parados de larga duración ( gente a partir de 50 años) que es difícil que se incorporen al mercado laboral. En un contexto de la existencia de trabajos  con sueldos que no consiguen nada más que la supervivencia ¿alguien puede explicar los precios de la vivienda?. Una acción que nos ilustra en esto de la microeconomía, y sin ser muy científico, es pararse durante una o dos horas en una calle comercial de la ciudad. Observar si hay  trasiego de bolsas. Eso nos da una idea de lo que está pasando.

Después de una crisis que comenzó en el 2008, principalmente por la especulación del ladrillo, hoy volvemos a la carrera con un mundo completamente distinto al de hace 11 años.

Nada puede ser igual; no hay trabajo, nuestros jóvenes son exiliados económicos, no nacen niños, cobramos poco y trabajamos muchas horas, somos más pobres, menos reivindicativos… ¡Sin embargo, alguien sueña que todo sigue igual!

Sería bueno configurar un futuro con dos pregunta primordiales ¿Qué queremos ser y cuál es el camino?. Sobre todo, por aquello de favorecer el asentamiento de población en espacios dignos de calidad. Y porque hacen falta políticas para regular y supervisar los diferentes alquileres (Turístico y arrendamiento urbano). Crear y ejecutar un plan director para la integración de los barrios, incluida la ciudad de la cultura que nos cuesta mucho dinero y no brilla.

Santiago de Compostela como todas as cidades non é uniforme, nin no seu aspecto estético, nin na súa calidade de construción, e por suposto tampouco en prezos, que ademais, vense favorecidos polas correntes de preferencia cidadá que agudizan esa diferenza. O casco antigo, a zona do Ensanche, Vite, as Fontiñas, San Lázaro, Vidán, Conxo, Castiñeiriño, etc., todo é Santiago pero marcan espazos definidos, e ao tempo están os espazos que quedan entre elas. En todos estes lugares, e baixo a miña mirada, constitúense pequenas illas independentes salpicadas de espazos amables e espazos degradados. É dicir, a cousa non vai por barrios como sería noutras cidades.
Cando buscamos vivenda para tomar a importante decisión de, en que lugar confiamos  para vivir, relacionarnos e alcanzar esa pertenza a unha zona que farás túa, imaxinámonos contornas amables onde poderemos facernos maiores con certa calidade. Ese pensamento expón un inconveniente cando a nosa cidade é interesante para investir en ladrillo, xa que os prezos subirán e necesariamente será pouca a cidadanía que poida asumir os prezos que están no mercado, en moitos dos casos, é admitir que a presión da especulación é moi forte e que é inviable comprar para facer vida con certa dignidade ao común dos mortais.  
Contornas agradables, non degradados e unha certa homoxeneidade; con separacións razoables entre edificios, espazos verdes, fachadas pintadas, beirarrúas anchas, accesibles e sen barreiras; son razóns para esa sensación de espazos humanos que o cidadán percibe como súas. Santiago de Compostela fóra do casco antigo ten como pequenos remansos ou illas que a fan autenticamente  marabillosa como é o Carmen de Abaixo,  as últimas construcións da zona de Galeras, Avda Barcelona ou Santa Marta. Tamén Fontiñas con carácter construtivo estético.
O Ensanche que se construíu sobre os anos 70 a fume de carozo é a que está máis poboada e ten máis éxito por estar próxima á cidade histórica; as dúas rúas máis cotizadas son Doutor Teixeiro e Xeral Pardiñas, pisos de 3 /4 dormitorios poden roldar entre os 400.000 e 600.000 euros, sendo dunha calidade moi normal, no mellor dos casos.  Prezos como nunha rúa principal en Madrid ou Barcelona!   Outras rúas do Ensanche tratan de vender por 260.000 – 300.000 euros. Hainos sen arranxar e sen garaxe por 185.000 euros, como barato. Ás veces son de pesadelo…
Santiago e a problemática da vivenda
Quen vixía, quen acorda, quen planifica o futuro’?
A capital de Galicia non consegue superar os 100.000 habitantes e neste momento sitúase nun censo das 96.405 persoas, pero a poboación flotante a conxestiona cada día con centos de coches que acoden dos concellos limítrofes. Ademais dos centos de universitarios que cambiaron a súa dinámica e que o coche, en moitos casos, vén aliviar o gasto familiar ao sairlles máis barato que alugar na cidade.  Santiago de Compostela é a capital de Galicia, Patrimonio da Humanidade e cidade de longa historia Universitaria, pero non dispón de industria e o pequeno comercio, que sempre foi un alicerce na sociedade compostelá, languidece fronte ás novas dinámicas sociais impulsadas polas novas tecnoloxías. Ademais, nos últimos tempos, os polígonos nos arredores das cidades, cos grandes centros comerciais, están a provocar a desertización do pequeno comercio.
Cunha taxa de paro elevada, mozos  directamente afectados e parados de 50 anos que é difícil que se incorporen ao mercado laboral. Tendo en conta a existencia de traballos  con soldos que non conseguen máis nada que a supervivencia alguén pode explicar os prezos da vivenda?. Unha acción que nos ilustra nisto da microeconomía, e sen ser moi científico, é pararse durante unha ou dúas horas nunha rúa comercial da cidade. Observar se hai  trasfega de bolsas. Iso dános unha idea do que está a pasar.http://www.ruasmagazine.es/santiago-de-compostela-plantexa-posicionamento-ao-aloxamento-das-plataformas-web
Despois dunha crise que comezou no 2008, principalmente pola especulación do ladrillo, hoxe volvemos á carreira cun mundo completamente distinto ao de hai 11 anos. Nada pode ser igual; non hai traballo, as nosas mozas son exiliadas económicas, non nacen nenos, cobramos pouco e traballamos moitas horas, somos máis pobres, menos reivindicativos… Con todo, alguén soña que todo seguhttp://www.ruasmagazine.es/santiago-de-compostela-plantexa-posicionamento-ao-aloxamento-das-plataformas-webe igual!
Sería bo configurar un futuro con dúas pregunta primordiais: ¿Que queremos ser e cal é o camiño?. Sobre todo, por aquilo de favorecer o asentamento de poboación en espazos dignos de calidade. E porque fan falta políticas para regular e supervisar os diferentes alugueres (Turístico e arrendamento urbano). Crear e executar un plan director para a integración dos barrios, incluída a cidade da cultura que nos custa moito diñeiro e non brilla.
Sobre Mariel Norat 212 Artículos
Licenciada | Graduada en Ciencias de la Comunicación. Periodista.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.