Nausícaa, la autora de La Odisea

800px-Herbert_James_Draper,_Ulysses_and_the_Sirens,_1909
«Ulises y las Sirenas», un cuadro de Herbert James

Basándose en la teoría enunciada por Samuel Butler en el siglo XIX, según la cual La Odisea (siglo VII a. de C.) es en realidad la versión escrita por una mujer de un poema homérico anterior, el escritor inglés Robert Graves elaboró la novela histórica La Hija de Homero (1955).

El autor de obras tan destacables como Yo, Claudio (1934), adaptada a la ficción televisiva por la BBC en la década de los 70, o La diosa blanca, <<gramática histórica del mito poético>> (1948), despliega su gran talento y su conocimiento profundo de la Edad Antigua en este relato maravilloso que deleitará al lector, especialmente si es amante de la cultura clásica y de sus monumentos literarios.

La historia está protagonizada por Nausícaa, la intrépida princesa italiana que conseguirá incluir La Odisea, fundamentada en su propia vida y en una composición previa en la que aparece una Penélope adúltera, en el canon oficial del que son depositarios Los Hijos de Homero, aedos que se dedicaban a ir por las ciudades de la Antigua Grecia cantando el legado del ilustre autor.

Además de muy original, la narración es verdaderamente divertida y presenta pinceladas varias de ironía… Una novela inteligente en la que los personajes del poema épico, precursor y pilar de la literatura occidental, son frecuentemente extrapolados con otros nombres a otros contextos, consiguiendo, no obstante, que la analogía entre situaciones de ambas obras sea consistente. Un libro muy recomendable, garante de buenos momentos.


FICHA

La hija de Homero

Título: La hija de Homero

Autor: Robert Graves

Editorial: Pocket Edhasa

Año de publicación: 1955

Año de edición: 2005

Nº de páginas: 378

 

 

Sobre Daisy Yang 61 Artículos
Periodista

1 comentario

  1. Un personaje!!!!. Su autobiografía «Adios a todo eso». Expatriado en Mallorca, de forma voluntaria durante la II Guerra, no deja de sorprenderse de una sociedad ensimismada y aislada donde «aún podía uno colgar la cartera de un árbol y volver tres meses más tarde para encontrar su contenido intacto…» allí se quedó y allí murió. Puede visitarse su tumba en el cementerio de Deiá, desde donde pueden verse una de las vistas más bonitas de Mallorca.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.