Cultura, Otros Destinos — 23 mayo, 2016 a las 8:49

Celebrar en México Día de Muertos.

Por

Una de las tradiciones más bellas de mi país, México, es la que se refiere  “día de muertos”, que se celebra conjuntamente con el día de todos los santos, los días 1 y 2 del mes de Noviembre.

Las tradiciones de México llaman la atención de muchas otras culturas alrededor del mundo, ya que son únicas y su significado muchas veces no se conoce del todo, sin embargo, siguen pasando de generación en generación, algunas veces sin la importancia debida, pero siempre presentes en nuestra cultura.

Esta celebración mexicana nos ayuda a honrar y recordar a aquellos que se han marchado para siempre; la muerte o el ver partir a nuestros seres queridos a otros mundos sigue siendo un tema que a nadie le agrada, sin embargo, en esta celebración hay muchas cosas hermosas con las cuales se suele representar a la persona que partió.

Uno de los símbolos más conocidos en esta tradición es “la catrina”, símbolo popular de la muerte en la cultura mexicana, creada por el pintor mexicano José Guadalupe Posada, y bautizada de esta manera por el muralista Diego Rivera.CATRINA

Se dice que ese día los muertos viajan hacia este mundo para visitar a quienes fueron sus seres queridos, a los que seguimos aquí. Se acostumbra construir un altar que lleva varios elementos que identifican a la persona, y de alguna manera su esencia.

La foto del difunto; es un elemento muy importante ya que es la persona a quien se recuerda; ésta, se coloca lo más arriba posible en el altar, en el primer escalón.

Artículos; se colocan artículos personales que en vida pertenecieron al difunto, que bien pueden ser prendas de vestir o enseres de trabajo o uso diario.

La cruz; se coloca a un lado de la imagen del difunto, y se utiliza por aquellas personas que creen o practican el catolicismo.

Los elementos se ubican dentro de un arco, que  simboliza la entrada al mundo de los muertos, por lo tanto, se coloca en la cúspide del altar y suele ir adornado con flor de cempasúchil.

Flor de cempasúchil; es la flor más utilizada y conocida para este día. Es originaria de México.

Velas, cirios: se consideran como una luz que sirve de guía a los espíritus para ayudarlos a regresar a este mundo, los colores más utilizados son morado en representación de duelo y blanco que representa la pureza. Las velas se colocan a modo de sendero para llegar al altar.altar

También se elabora un camino de cal, por el que se supone llegarán las almas de los difuntos: hay que mostrar el camino.

Copal o incienso; se utiliza para purificar y limpiar un lugar de malas energías.

Calaveritas de azúcar; se colocan sobre el altar y hacen referencia a la muerte que siempre está presente, algunas veces pueden estar hechas de barro u otro material, así como chocolate.

Agua; esta es muy importante debido a que significa la regeneración.

Pan; representa la eucaristía y fue agregado en su tiempo por los evangelistas españoles, generalmente es redondo con algunas formas de huesos en la parte de arriba.

Comida; se coloca la comida preferida de la persona recordada: mole, frijoles, tequila, vino, cerveza, dulces, galletas, enchiladas, tamales, entre otros alimentos, según el gusto del difunto, que en vida disfrutaba.

En esta tradición, la muerte, es concebida como una nueva etapa, debido a que se cree que el difunto viene a visitarnos a este mundo en ese día especialmente; camina sobre las flores de cempasúchil guiado por las velas hasta llegar al altar en donde se le rinde una pequeña o gran ofrenda de acuerdo a las posibilidades de la familia.

Se cree que el muerto puede percibir el olor de los alimentos, el aroma de las flores, escuchar a sus familiares, comer y beber ya que según la tradición se trata de una presencia viva;  la muerte, aunque duele, es quizá porque no tenemos aún la capacidad de entenderla del todo, la muerte es un renacer: solo muere el cuerpo, lo demás solo es un proceso de transformación espiritual, somos seres de luz que evolucionamos a través de la reencarnación.

Los orígenes de esta bella tradición viene de nuestros antepasados como los Aztecas, Mayas, Nahuas, entre otros.

En la era prehispánica se conservaban los cráneos como trofeos y se mostraban durante algunos rituales simbolizando de esta manera la muerte y el renacimiento.

El 1 y 2 de noviembre son fechas especiales, los panteones se llenan de gente que va a visitar las tumbas, de los que abandonaron este mundo,  limpian las tumbas de la maleza que ha crecido, llevan coloridas flores, agua y algún rosario o cruz, hacen oraciones dedicadas a ellos, en algunas ocasiones hay mariachi, cantan, comen y más que un acto de despedida y duelo, es un acto de celebración, una “burla” a la muerte. calaveritaas

 “La muerte forma parte de la vida, llegamos a este mundo sin querer y de la misma manera nos vamos”

Mariel Jimenez.

Esta celebración ayuda a muchas familias a convivir y celebrar, ver la vida de otra manera, hacer siempre lo que te haga feliz, ser feliz por todo o por nada, o quizá por despertar y respirar, sentir y gozar, comer, caminar, gritar, cantar, bailar, jugar, hay cosas tan simples que te dan mucho más felicidad que lo material, no cabe duda que nuestros seres queridos hacen de nuestra existencia un lugar acogedor donde sea que se encuentren pero juntos, es, eso quizá la verdadera esencia daltar2e la vida; el amor.

Y aunque se fueron dejándonos en un mar de lágrimas, afligidos y tristes, nos dejaron enseñanzas buenas o quizá no tanto, pero de todo se aprende y es con lo que hay que quedarse siempre, las cosas buenas, los buenos momentos, lo que te hizo feliz.

Así pues los mexicanos celebramos el día de muertos; para nosotros, es un día de mucha fiesta, es un día feliz y familiar, un día especial y colorido, lleno de alegría y felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.