María de Medeiros: una artista polifacética

Sensual, carismática, cercana, talentosa… palabras que se adaptan como un guante a la figura de María de Medeiros; se atrincheran en sus andares, su voz, sus gestos… y adquieren un significado pleno, lleno de matices, de múltiples destellos. Conocida principalmente por su faceta de actriz, esa es solo una de las muchas caras de la poliédrica artista portuguesa.

maria-demediros-29-10-12
Foto promocional de María de Medeiros.

Reza el dicho que de casta le viene al galgo, y en el caso de María de Medeiros parece ser así. De padre compositor y madre periodista, María no sólo tiene una extensa filmografía como actriz a sus espaldas, sino que, no contenta con eso, es también directora de cine y cantante.

Esta mujer todoterreno, que inició sus estudios de filosofía en la Sorbona para finalmente abandonarlos por la interpretación, ha actuado a las órdenes de numerosos directores en películas como A Divina Comédia (1991) de Manoel de Oliveira, Huevos de Oro (1993) de Bigas Luna, o Pulp Fiction (1994) de Quentin Tarantino.

Pero, entre los espectadores españoles, se la recuerda especialmente por su caracterización de Fátima do Espírito Santo en la <<conceptual>>Airbag (1996), de Juanma Bajo Ulloa. Es en el rodaje de esta película donde conoce a Manuel Manquiña, a quien reserva siempre términos elogiosos. En la vigésimo séptima edición del festival de Cineuropa tampoco escatimó en palabras para el actor gallego, y, gracias al certamen, los compostelanos tuvimos la oportunidad de apreciar la creación musical y como directora de una de las lusas más internacionales.

La cantante: Pájaros Eternos

He de admitir que cuando acudí a la cita carecía por completo de la más mínima idea de lo que me iba a encontrar. Ignoraba la existencia de los trabajos musicales anteriores (A Little more blue, Penínsulas & Continentes) de la portuguesa, y, de su tercer y último disco, la única certeza que poseía era el título: Pájaros Eternos. De esta guisa me presenté en el Teatro Principal de Santiago, con la única expectativa (nada vana, por cierto) de poder disfrutar del espectáculo fuere del tipo que fuere.

Una vez dentro y acomodada en la butaca, pude reparar mejor en el entorno: el público y la disposición del escenario. Los rostros de los asistentes transparentaban expectación y, probablemente, un conocimiento mayor que el mío respecto a lo que la velada prometía. Los instrumentos, que acompañarían a María a lo largo de todo el concierto, se erigían imponentes sobre las tablas: el piano vestido de etiqueta; de cola, en elegante negro, y los timbales, que me transportaban inevitablemente a lugares más cálidos.

Y llegó el momento. Las luces huyeron del Principal y se refugiaron en el cuerpo de María, enfundada en un vestido negro, subida a tacones imposibles como colmo de la sofisticación. A mis oídos arribaron sonidos de jazz, de samba, de fado, de blues, de flamenco… olas de palabras en inglés, español, francés, portugués… Entre canción y canción la artista hablaba para el auditorio, explicaba la historia o anécdota que había propiciado que escribiera tal o cual letra. Porque de Medeiros en este disco apuesta, y se lanza a componer, y lo hace con soltura, con el corazón en la pluma… y se nota. En la elaboración de Pájaros Eternos han participado artistas como Raimundo Amador o The Legendary Tigerman. María tuvo palabras de agradecimiento para ellos y también para los autores que cedieron el uso de sus ilustraciones para el CD (entre ellos Javier Mariscal o Marjan Satrapi), las cuales se expusieron durante el concierto. La voz de María resultó ser sugerente, evocadora, sutil… y sus partenaires musicales supieron en todo momento abrigarla y poner el listón en dirección al cielo. La gente aplaudía, disfrutaba, se contagiaba… y yo confieso que bailé sentada. Gritos de admiración volaron sobre ella, y al término de la fiesta que fue esa noche, hasta un póster de Pulp Fiction se elevó sobre las cabezas. Aquel día fui afortunada, descubrí a María de Medeiros, la cantante.

 La cineasta: “Bacuri»

María de Medeiros y el director de Cineuropa Javier Losa Foto: D.M.
María de Medeiros y el director de Cineuropa Javier Losa    Foto: D.Y.

Al día siguiente del concierto coincidí de nuevo con María, pero esta vez con motivo del  Premio Cineuropa a toda su carrera. El galardón fue entregado por el concelleiro Francisco Noya y el director del festival Javier Losa en el Salón Teatro. La artista se mostró profundamente agradecida y expresó, con un marcado carácter reivindicativo, su apoyo a la industria del cine como una parte de la cultura que merece ser protegida independientemente de su rentabilidad económica. Tras la recepción del galardón, el certamen prosiguió con el visionado de  Repare-Bem (Os ollos de Bacuri) (2010), una película documental de la que María es directora y coguionista. El film, auspiciado por Amnistía Internacional, relata la vida de  Eduardo Leite, mítico guerrillero comunista conocido con el sobrenombre de “Bacuri”, asesinado tras 109 días de reclusión y torturas durante la dictadura militar brasileña.  A través del testimonio de su viuda, Denise Crispim, y de su hija Eduarda, conocemos los detalles de la muerte de “Bacuri” y las consecuencias en el día a día de quienes le sobrevivieron. La narración ahonda en el concepto de reparación de las víctimas, de su justo reconocimiento público. Repare-Bem es un alegato a favor de  los derechos humanos, de la puesta en valor de la memoria colectiva y de la inevitable relación entre ambos. E inevitable es no extrapolarlo al contexto español en que la desmemoria histórica causa tantos estragos. Sin duda, un trabajo que conmueve, que busca y logra el despertar de la indignación.

No puedo hablar por el resto del auditorio allí concitado, pero para mí, María de Medeiros, la cineasta, lo consiguió: me cautivó. Qué más puedo decir… María de Medeiros  es, simplemente, sensacional.

Sobre Daisy Yang 63 Artículos
Periodista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.