Las almas de nuestros hermanos

cisne
Foto por Mariel Jimenez

Caminando por la vida, me he encontrado con muchas cosas, gente buena, otra no tanto…

Alguna vez te has preguntado ¿quiénes somos?

Estamos tan llenos de tantas cosas, pero todos los seres de este planeta tenemos algo en común, la vida y ese pequeño detalle hace una gran diferencia; afortunadamente los “Humanos” y… (Lo escribo entre comillas porqué pocos quedan con ese don de humanidad).

Hoy quiero hablar especialmente de todo; Nosotros estamos hechos de dos cosas alma y cuerpo, y al igual que todo en el planeta tiene energía, las aves, los árboles, la tierra, los animales, las piedras, nosotros, somos materia y energía, energía con la cual echamos a andar esa mucha o poca materia que nos hace un cuerpo, y que nos ayuda a distinguirnos los unos de los otros.

Sin embargo, en este bello y hermoso planeta estamos de paso, si, un paso que para algunos puede ser corto y para otros un tanto largo, nos ha sido prestado un cuerpo, un “recipiente”, somos seres en evolución desde siempre.

Y al paso de cada día nos encontramos con diversas situaciones que le dan ese sabor al vivir; entre todas esas cosas podemos encontrar buenas y malas o regulares, pero hay algo en especial que probablemente muchos se identifican y es el mal trato que damos a los demás en diversas ocasiones quizá, o tal vez nunca, o puede ser que siempre.

El estrés de la vida cotidiana no deja margen a relajar sin pensar que pasará mañana, o que harás después, todos los días se trata de hacer lo mismo, y sin embargo, seguimos aquí, algunos no sabremos aún por qué y queremos una explicación lógica y sencilla, otros la tendrán y dirán “Por algo estoy aquí”, y en efecto se tiene razón con esa frase.

Cada uno de nosotros estamos aquí cumpliendo una “misión” o al menos tratando de cumplirla, pasamos por pruebas algunas muy duras por cierto, nos caemos y seguimos.

Aunque probablemente estamos aquí pagando alguna cosa que quizá en el pasado hicimos mal, otros estarán seguramente haciendo las cosas mejores tratando de forjar un cielo, mientras muchos habrán forjado su propio infierno, algunos estarán aquí por vez primera.

Lo cierto es, que seamos como seamos y vengamos de donde sea, estamos aquí en este planeta, juntos, viviendo o sobreviviendo, felices o tristes, enfadados o enfermos, sea como sea somos uno mismo, un planeta.

Foto por Carlos Santamaría

Narra una historia esotérica, que somos seres espirituales, los cuales hemos venido para evolucionar, algo hay que aún falta mejorar, en algunos casos, se dice que existen almas viejas

Los seres humanos nos buscamos la vida de una u otra manera, pero existen esos seres tan nobles, aquellos que están llenos de amor y bondad; los perros, el mejor amigo del hombre, que se les suele llamar, y los cuales vienen a ayudar, aconsejar, guiar…Sí, así como nuestros antepasados lo hacían en sus tribus, las que tenían dioses, brujos y guías.

A pesar de que había sacrificios a los dioses de aquellas épocas, se tenía respeto hacia ciertos animales, uno de ellos era el lobo, pariente del perro.

Se cree en diversas religiones alrededor del mundo que los animales son nuestros hermanos, por lo tanto se debe de cuidar de ellos, todos en nuestro alrededor conocen a alguien que nos ha aconsejado, siempre, tratar bien de los animales, especialmente de los perros, algunos dicen que cuando morimos ellos son los que nos guían durante el camino.

Otras religiones aseguran que los veremos en aquel prometedor cielo en donde algún día nos reuniremos todos con aquellos a los que hemos amado y que ya no se encuentran en este planeta.

Pero para el budismo, los perros (y todos los animales en general) son nuestros hermanos menores, son seres buenos y nobles que les ha tocado estar ahí debido a la evolución que llevan, que evidentemente es menor a la nuestra.

Sin embargo se asegura de acuerdo a esta religión que todos hemos pasado por esa vida, la de ser animales y tras diversas encarnaciones hemos logrado pasar a ser humanos.

Las historias del budismo narran que es igual matar animales que matar humanos y es por ellos que muchos de los budistas son vegetarianos.

“El amor y la compasión son las creencias budistas más importantes, la ley budista del Karma dice que aquellos que causen violencia y sufrimiento a seres vivos experimentarán el mismo dolor en algún momento en el futuro”.

El hinduismo habla sobre el gran respeto que se debe tener a estos seres, consideran que los carnívoros son pecadores; «sólo el asesino de animales es incapaz de saborear el mensaje de la Verdad Absoluta».

Y finalmente el cristianismo apoya (aunque no lleva a cabo) la idea de cuidar de los animales, no precisamente practicando el vegetarianismo, pero si, no maltándolos.

En muchos hogares se enseña a los críos a cuidar de las mascotas, de los seres vivos. Sin embargo existe aún en el mundo, mucha gente que no es consciente del respeto hacia nada, que hacen daño, sin importar causar dolor, no necesitamos ir muy lejos para saber noticias sobre algún animal maltratado, en las páginas web se pueden ver aberraciones sobre el tema.

gato
Foto por Mariel Jimenez

No es México, tampoco España, Ni la India, o Tailandia. Somos nosotros mismos, somos uno solo… ¿En dónde estamos?

Cuantas veces no hemos visto animales abandonados, maltratados, en sufrimiento, desgarrados, mutilados, muriendo de hambre, incluso violados…

Ellos son nuestros hermanos, sienten, aunque el nivel de razonamiento no es igual, tienen inteligencia, sentimientos, y sobre todo amor, ellos son amor… Son nosotros mismos en un nivel mínimamente menor. En algunas cuestiones máximamente mayor, porque ellos no harían todas esas atrocidades que muchos hacen con ellos.

Ahora si pregúntate, ¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es nuestra misión?

 “Cuando un hombre se apiade de todo ser viviente, solo así será noble” – Buda.

Sobre Mariel Jimenez 25 Artículos
Periodista.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.