“Esto nadie lo detiene” LGBT

LB
Foto por Carlos Santamaría.

Al parecer, en pleno siglo XXI no se logra dejar de lado los prejuicios, por alguna cosa u otra siempre logran quedarse ahí, estorbando en muchos aspectos de la vida cotidiana; en esta ocasión hablaremos un poco sobre una revolución muy importante, aquella que no entiende de géneros, ni tampoco juzga a los hetero, aquella en donde el amor no es cosa de hombre con mujer, sino de un sentimiento verdadero hacia alguien en especial, aquella cultura que poco a poco ha ido revelándose a través del tiempo.

No son seres extraños, son personas, no todos tenemos los mismos gustos, ni las mismas preferencias, todos somos diferentes, todos somos humanos.

Años atrás cuando la iglesia lo gobernaba todo, la homosexualidad era considerada una blasfemia, por lo tanto estas personas eran mal vistas por la sociedad, incluso durante años fueron perseguidas y golpeadas, señaladas, insultadas, eran mandadas a prisión en algunos países por el simple y sencillo hecho de tener preferencias sexuales atípicas.

Bajo estas circunstancias en el año de 1897 se creó en Berlín, Alemania, el Comité Científico Humanitario (Wissenschaftlich-humanitäres Komitee, WhK), el cual luchaba por el reconocimiento social de los homosexuales y transexuales, de esta manera se convirtió en la primera organización a nivel mundial en defensa de los derechos de estas personas.

El 28 de junio de 1969 se desencadenó la primera marcha de la comunidad gay en Nueva York, debido al acoso que estos recibían por parte de las autoridades estadounidenses y se produjo en el pub Stonwell Inn en Greenwich Village, movimiento que tuvo una duración de tres días; de esta manera alzaban su voz las personas homosexuales enfrentándose a las autoridades de manera contundente haciendo respetar sus derechos humanos.

Tiempo después se fundó el Frente de Liberación Gay (GLF) en Nueva York; pronto el GLF contaba con varios grupos en diversas ciudades del país, más tarde esta asociación fue remplazada por grupos como Gay Activists Alliance. No tardaron en aparecer otros grupos con los mismos objetivos, en diversos países como Bélgica, Países Bajos, México, Argentina, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Francia, Reino Unido.

Desde entonces se celebran alrededor del mundo festividades del Orgullo Gay conmemorando aquel día que dio inicio  “La caída de una horquilla oída en todo el mundo” John D’Emilio.

Algunos de los países que han aprobado el matrimonio Gay son;

Abanico
Foto por Carlos Santamaría.

Los Países Bajos en 2001 (Siendo estos los primeros en legislarlos), produciéndose el primer matrimonio en el ayuntamiento Ámsterdam el 1 de abril de ese mismo año. Bélgica (2003), España (2005), Canadá (2005), Sudáfrica (2006), Noruega (2009), Suecia (2009), Portugal (2010), Islandia (2010), Argentina (2010), Dinamarca (2012), Uruguay (2013), Nueva Zelanda (2013), Francia (2013), Brasil (2013), Estados Unidos (2015), México (2015) y Colombia (2016).

Alrededor del mundo se llevan a cabo eventos para recordar este acontecimiento en defensa de los derechos de las personas para manifestar con libertad su tendencia sexual;  En Madrid, España se celebró la marcha del Orgullo Gay en la cual asistieron diferentes organizaciones, entre ellas: Cogam (Colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Madrid), FELGTB (Federación Española de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) y Aegal (Asociación de Empresas y Profesionales para Gais y Lesbianas de Madrid).

El próximo 2017 Madrid acoge el World Pride, Orgullo Mundial.

En México este tema aún es mal visto por la mayor parte de la población debido a la gran influencia de la iglesia en nuestra cultura; muchas son las personas que se resisten a respetar y aceptar esta tendencia, sin embargo aún hay quienes se oponen a que las personas del mismo sexo contraigan nupcias e incluso se niegan rotundamente a aceptar la adopción ya que consideran según la iglesia, algo antinatural, lo cual conlleva al rechazo por parte de los practicantes del cristianismo o distintas religiones que habitan en la mayor parte del país.

La homofobia en México es cosa de todos los días; políticos, figuras, personajes, padres de familia en general, tienen manifestaciones negativas en contra de este tipo de relaciones sin embargo en la ciudad de México existen sitios en los que se puede pasear y divertir libremente sin limites, claro ejemplo de ello es la Zona Rosa de la Ciudad de México.

El calificativo hacia este tipo de preferencias varia de acuerdo a la situación socioeconómica: una persona con preferencias atípicas y buena posición social no es mal vista, por el contrario quien no tiene recursos es sujeto a discriminación y calificativos peyorativos, grandes ciudades como Guadalajara y Monterrey en los estados de Jalisco y Nuevo León respectivamente son testigos de grandes movimientos en favor de las relaciones transgénero.

Independientemente de lo que la gente piensa ya sea a favor o en contra, la homosexualidad, es un estado de vida que tenemos que aceptar, porque ya está entre nosotros.

No podemos erradicar algo de lo que probablemente hemos sido presos por generaciones, incluyendo aquellos que no están de acuerdo con esta manera de ser, no es algo que se elige, es algo que ha estado ahí desde siempre y que quizá muchos se avergüenzan de tal situación, sin embargo la homosexualidad es digna de ser, todo lo que no haga daño a los demás es digno de ser bien visto y aceptado, no somos nadie para juzgar nada, no somos nada para querer cambiar la orientación sexual de otros, habrá que comenzar a cambiar uno mismo, antes de criticar algo de lo que no podemos saber por el simple hecho de no haberlo experimentado antes.

Seamos coherentes, en vez de criticar y hablar mal sobre esta situación, habría que fomentar los valores del respeto y la tolerancia a nuestra cultura para de esta manera vivir armoniosamente.lght

Todos tenemos dentro de nosotros algo en común y se llama amor, en el cual existen diversas manifestaciones, el amor hacia los hijos es una de ellas, el amor hacia los padres, el amor a la vida, a los animales, a la pareja, todo ello es amor, un amor diferente en cada situación y así como eso, es necesario tener claro que para amar no necesitas tener al lado a alguien del sexo opuesto, hay que aceptar que el amor se caracteriza por ser sincero y procurar el bien de los demás; pues así de esta manera podemos comprender que el ser lesbiana, homosexual, transexual, bisexual no quiere decir que no se entiendan del amor y el respeto hacia todo lo demás.

Hasta ahora son pocos los países que han aprobado la adopción a parejas del mismo sexo, en otros lugares se está en contra por considerarse algo “antinatural”.

Son muchas las causas por las cuales hoy en día sigue siendo mal vista una pareja del mismo sexo, sin embargo hay miles y miles con estas características quienes cuentan con el apoyo de instituciones y organizaciones que están a su favor.

No es cuestión de pensar el por qué algunas personas tienen preferencias sexuales distintas…

¿Y si los distintos son otros? ¿Y si los correctos son ellos? ¿Y si es parte de un tercer, cuarto, quinto tipo de preferencia? ¿Por qué simplemente no aprendemos a respetar? No somos nadie para cerrar puertas a quienes no piensan igual, a quienes según muchos están mal, a quienes son condenados por amar.

La lucha continúa porque aún no existe la aceptación total en muchos lugares del mundo, pero como hasta ahora, se seguirá marchando con la frente en alto porque no hay nada malo detrás de ser lo que quizá siempre se ha sido, no hay nada malo en romper los estereotipos, no hay nada de malo en ser humano!

Con respeto y tolerancia el mundo sería otro.

Sobre Mariel Jimenez 25 Artículos
Periodista.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.