El gran Gatsby: la obsesión y su fatalidad

Francis Scott Fitzgerlad. Fuente: Wikipedia

El gran Gatsby (1925) es una historia, de las muchas que hay, sobre el sueño americano: el sueño capitalista de hacerse rico, inmensamente rico. El deseo pertinaz y recurrente de ser reconocido en una sociedad en la que el dinero es la medida del todo. Tanto tienes, tanto vales. Y es también la historia de un recuerdo, de la sombra de un amor, de su locura inherente, encarnado en el personaje de Daisy Baker.

A través de la minuciosa y prolija pluma de Scott Fitzgerald, nos adentramos en la vida de Jay Gatsby, un chico de orígenes humildes que decide darle un pulso a la vida y conseguir el ascenso social que tanto ambiciona. A golpe de tesón y fortuitos encuentros, Gatsby va labrándose a sí mismo, reescribiéndose hasta acariciar la idea de lo que anhela ser. Cuando conoce a Daisy, proyecta en ella la culminación de sus planes de grandeza.

La Gran Guerra los separa y el transcurrir del tiempo, la tortura de la espera y la presión familiar, llevan a Daisy a seguir adelante y a desposarse con el exitoso Tom Buchanan.

Gatsby reaparece a los cinco años y hace suya la máxima de lo importante no es la verdad sino el relato. Ha construido toda su vida en torno al recuerdo de Daisy, de las miradas perdidas, las palabras no dichas, de los besos no dados… y esta obsesión es su condena, su sino fatal.

El gran Gatsby retrata el Nueva York de principios de siglo XX, con la industrialización y una clase fabril crecientes, un entramado financiero en expansión, y una élite económica que vivía a todo trapo a ritmo de foxtrot. Las diferencias de clase quedan patentes no solo entre ricos y pobres, sino también entre los nuevos ricos y los ricos de toda la vida, a los que les viene de cuna.
Las mujeres si bien en el periodo de los años 20 gozaban de una mayor libertad, siguen abocadas a su papel tradicional de esposas, amantes, y socialites.

La memoria, la construcción de los recuerdos en orden a nuestros deseos, la ambición sin techo, el racismo, el egoísmo, la falta de sensibilidad y la frivolidad de la ideología burguesa son algunos de los temas que Scott Fitzgerald retrata en esta pieza literaria con denodada maestría. Una novela simplemente deliciosa.


FICHA:

Título: El gran Gatsby

Autor: Scott Fitzgerald

Editorial: Debolsillo

Año de publicación: 1925

Año de edición: 2015

Nº de páginas: 187

 

Sobre Daisy Yang 64 artículos
Periodista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.