¿Cómo se vive la crisis en Cruz Roja Santiago?

Beatriz Mato y Leonor Silva / Foto: Daisy Montes
Beatriz Mato y Leonor Silva / Foto: Daisy Yang

Beatriz Mato (Brión, 1988) y Leonor Silva (Santiago, 1980), responsables del Departamento de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de Cruz Roja Santiago, hablan para Rúas Magazine sobre cómo están viviendo la actual situación de emergencia social en el centro de la ONG ubicado en la capital gallega.

P: ¿Qué tipo de ayudas son las más solicitadas entre los usuarios de Cruz Roja Santiago?

Leonor: Ayudas de necesidades básicas, alimentos, prioritariamente, y productos de higiene tanto infantil como familiar. También se están incrementando el tipo de ayudas de pago de suministros, pago de alquiler; a raíz de esta crisis se incrementó muchísimo, pero, hasta ahora, lo que más predominaba era el tema de alimentos, prestaciones básicas, vamos.

Beatriz: Nuestro trabajo consiste un poco en auxiliar a Servicios Sociales. Muchas de las ayudas que tramitamos nos vienen derivadas desde Servicios Sociales, de Atención Primaria, es allí donde clasifican, donde valoran qué ayudas necesitan. Nosotros aquí, mediante los proyectos para los que tenemos financiación, podemos administrar estas ayudas de prestación de a lo mejor pago de alquiler o algún suministro. Ellos valoran qué personas las necesitan, nos las derivan y nosotros entregamos la prestación.

P: ¿Cuál es el perfil de usuario más frecuente?

Beatriz: Dentro de las personas sin hogar que atendemos, es hombre mayoritariamente, de alrededor de 40 y pico de años y desempleado de larguísima duración. Después estamos viendo cambios de perfil de hace unos años para aquí. Empieza a haber más gente joven, con problemas familiares, es decir, familias desestructuradas, que a lo mejor en un momento en el que no había crisis sí tenían un puesto de trabajo, por ejemplo en la construcción, en un puesto no cualificado, pero que al desatarse la crisis se quedan sin trabajo, no hay detrás esa red familiar de apoyo y sustento y terminan en la calle. Ese perfil sí que estamos empezando a verlo y es bastante distinto al que vemos en otros proyectos de lucha contra la pobreza…

Leonor: … que son familias básicamente. Acuden prioritariamente las mujeres y son familias con rentas mínimas receptoras de la RISGA [Renta de Integración social de Galicia], RAI [Renta de Inserción Básica] o pensiones no contributivas que no son suficientes. La mayor parte con menores a cargo, básicamente son todas de larga duración, aunque sí que es cierto que hay un incremento de familias que nunca estuvieron en esta situación, familias que siempre tuvieron empleo y vivieron bien, pero que a raíz de la crisis perdieron el empleo y la situación les ha perjudicado.

Beatriz: Empezamos a ver ahora personas mayores con pensiones no contributivas que antes vivían solas, es decir, tenían su casa por la que pagaban un alquiler y vivían de su pensión no contributiva. Hablamos de menos de 400 euros, y, que ahora, están acogiendo en casa a los hijos en situación de desempleo, sin ingresos, a los nietos… que tienen que hacerse cargo de toda la unidad familiar con esos 300 euros. Esto estamos empezando a verlo mucho y estamos viendo mucho también que se están terminando los subsidios por desempleo, se terminan las ayudas familiares. Estamos empezando a vivir un momento muy crítico de decir <<no sólo es que no tengamos trabajo sino que se nos van a terminar en muy corto plazo las prestaciones y los subsidios que estamos percibiendo>>. Todo esto unido a que hay bastante retraso en la tramitación de ayudas como la RISGA, por ejemplo, que están tardando bastante en venir aprobadas, y la gente se ve sin ningún tipo de ingreso.

P: ¿De cuántos usuarios, familias, estamos hablando?

Beatriz: Puedo hablarte en concreto de datos de atención a personas sin hogar de 2013. Atendimos a 243 personas, entendidas como personas sin hogar, o sea que estarían en una situación de exclusión social un poco más severa de las que hablamos en el resto de proyectos. 186 hombres y 57 mujeres, y, de esas 243, 93 eran personas que venían por primera vez aquí a Cruz Roja, que fueron atendidas por primera vez en este servicio. Son unas cifras considerables. Después, de todas las personas atendidas, por supuesto, es inviable trabajar con todas con la misma intensidad, se trabaja con algunas de forma más específica, a lo que denominamos itinerarios personalizados de inserción, es decir, gente que vive aquí en la ciudad, con la que hay un trabajo más pormenorizado, de forma más intensiva… con estas premisas trabajamos con 57 personas.

Leonor: Exactamente, 327 en el año 2013.

P: ¿Contáis con suficiente presupuesto y personal para desempeñar vuestra labor?

Beatriz: Bueno, son tiempos difíciles para todo el mundo y siempre se necesita más de lo que uno tiene en cada momento, pero…

Leonor: … vamos tirando.

Beatriz: Sobre todo, trabajamos en equipo pues te ayuda mucho. Nosotros intentamos trabajar de forma coordinada con Servicios Sociales y el resto de instituciones para entre todos ir tejiendo una red de sustento, pero, por supuesto, esto siempre es poco.

P: ¿Cuál es el perfil de voluntario?

Leonor: El perfil que más predomina es el de persona joven que está estudiando o finalizando los estudios en situación de desempleo, eso es lo que más predomina, pero también tenemos un número no muy elevado de personas mayores jubiladas, retiradas, con disponibilidad y tiempo libre que quieren colaborar. Pero lo que más predomina son personas jóvenes con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años más o menos.

Beatriz: En el caso del proyecto de atención de personas sin hogar es gente joven, generalmente que está estudiando o terminando una titulación universitaria normalmente de tipo social y que está en busca del primer empleo. Prácticamente todos muy especializados, con una licenciatura o un máster, pero están a la espera de empleo.

P: ¿Habéis atendido a menores desnutridos?

Leonor: ¿Qué entendemos por desnutridos? Si hablamos de carencias alimentarias, que no están comiendo adecuadamente, sí, pero tanto como desnutridos… Sí que es cierto que se detecta que las familias no se están alimentando bien, hay carencias de productos frescos. En vez de consumir fruta fresca pues consumen zumo de brick, sí que puede haber carencias de ese tipo, pero tanto como desnutrición…

Beatriz: Habría que precisar qué entendemos por desnutrición.

P: ¿Cómo funciona el Banco de Alimentos?

Beatriz Aquí hay que hacer una puntualización porque no somos exactamente un banco de alimentos.

Leonor: Por un lado está el Banco de Alimentos y por el otro Cruz Roja, los dos son entidades que están dentro del FEAGA (Fondo Agrario Europeo), que reciben [excedentes] de la Unión Europea, pero no tienen nada que ver. Uno es una cosa y Cruz Roja es otra. El Banco de Alimentos reparte a entidades como Cáritas, las parroquias… y Cruz Roja pues está entregando a todas las Cruz Rojas, los concellos… Son alimentos de la UE que se destinan a personas vulnerables, en riesgo de exclusión y que cumplen con un criterio de necesidad.

P: ¿Cómo pueden ayudar los vecinos compostelanos con Cruz Roja en esta situación de emergencia social?

Leonor: Pueden ayudar ofreciendo su tiempo que es muy valioso, siendo voluntario, muy prioritario en este momento, y pueden colaborar de mil maneras… por ejemplo, nosotros tenemos una página web en la que subimos las necesidades que detectamos en las familias. Las familias no sólo necesitan alimentos o cosas que nosotros ofrecemos sino también necesitan un dormitorio, necesitan un sofá, necesitan una cuna, necesitan un carrito porque el niño no tiene carrito… A través de esta página web subimos la necesidad y todas aquellas personas que tengan ese artículo en casa y que no le den uso pueden donarlo, y también pueden donar alimentos.

Beatriz: Dependiendo de la situación económica de cada persona, la gente que se lo pueda permitir puede hacerse socio de Cruz Roja o puede contribuir con un donativo o mediante otras opciones que ofrece la casa para contribuir a su financiación. Porque hay proyectos que tienen subvenciones pero hay otros que se financian a través de los socios que se acercan hasta aquí y voluntariamente dan un donativo, y hay muchos proyectos de esta asamblea  que se financian de esa forma. Las personas que tienen capacidad y quieren, pueden dar un donativo y de esta forma se gestionan los proyectos que más se necesitan en cada momento.


Teléfono de Cruz Roja Santiago: 981 586 969

Avda. de Lugo, s/n | 15703

 

Sobre Daisy Yang 61 Artículos
Periodista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.