Campeón del esfuerzo

Hoy voy Javi2a hacer una pequeña semblanza de la que es una de las grandes esperanzas de medalla, esperemos que de oro, de la delegación española en los próximos juegos de Río. El gallego Javier Gómez Noya.

El triatleta ferrolano de adopción, aunque nació en la ciudad Suiza de Basilea, es el mejor de la especialidad en toda la historia (cinco títulos de Campeón del Mundo, tres coronas de Campeón de Europa y una medalla de plata conseguida en los juegos de Londres avalan esta afirmación). Su dimensión le sitúa entre los grandes de siempre en la historia del deporte.

Para llegar a este momento en su vida deportiva, Javier ha tenido que pasar numerosos obstáculos. Tras unos inicios en los que practicó fútbol y natación, disciplina en la que ha sido campeón gallego en diversas categorías, llegó a la práctica del triatlón por medio de unos compañeros de entrenamiento.

Su carrera fue evolucionando hasta que en 1999, en una concentración con la selección española, le detectan una anomalía cardíaca. Por este motivo le fue retirada la licencia federativa hasta el año 2003 (aunque él luchó contra lo que consideraba una injusticia y, de hecho, compitió en diversas competiciones sin la perceptiva licencia). A partir de ese momento su carrera despegó vertiginosamente hasta llegar a mantener una regularidad casi “marciana” en un  deporte tan exigente cono es el triatlón (combinación de natación, carrera a pie y ciclismo).

Su extraordinaria manera de dominar la especialidad lo convertían en el principal favorito al oro olímpico en Londres 2012. Tras darse comienzo a la prueba, se puso en cabeza y salió del agua en segundo lugar, solo por detrás de Richard Varga. Tras la sección ciclista seguía estando junto a los favoritos, pero en la carrera a pie Alistair Brownlee le aventajó en once segundos, siendo finalmente medalla de plata. Curiosamente el podio lo completó el hermano de Alistair, Jonathan Brownlee.

Tras su quinto título mundial conseguido la pasada temporada, Gómez Noya ha decidido dar prioridad en esta temporada a la preparación de los Juegos de Río. El oro sería la guinda a un palmarés ya de por sí irrepetible.

Con esta tremenda trayectoria es muy difícil de entender la escasa atención mediática que despierta Gómez Noya.

Como ejemplo valga el Premio Principe de Asturias, el Novel oficioso de los deportes. Javier ha sido finalista en el año 2013 mientras que deportistas como Iker Casillas y Xavi Hernández figuran como ganadores dos veces (una a título individual y otra como miembros de la selección española de fútbol). Cierto es que esta situación ha ido cambiando poco a poco. Gómez Noya ya se puede ver como imagen publicitaria de una marca de automóviles (como cualquier gran estrella que se precie).

Esperemos que Javi se traiga el oro de tierras brasileñas y la gente descubra a la leyenda que vive aquí al lado.

Sobre Carlos Pampillón Diéguez 46 artículos
Xornalista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.