Alergia y animales de compañía

Como educar a nuestras mascotas

 

nuevo

La alergia es una reacción anormal y/o exagerada del sistema inmunitario humano, cuando inhalamos, ingerimos o tocamos una substancia llamada alergeno. Ante un alergeno, el organismo responde liberando sustancias como la histamina, que produce irritación e hinchazón de las vías respiratorias superiores, desencadenándose los síntomas que agobian a las personas alérgicas: rinoconjuntivitis, asma, atopía, urticaria, … Todos estos síntomas empeoran en ambientes húmedos, poca higiene, mala ventilación, ácaros, contaminación, polinización, consumo de tabaco (recordar que los hijos de padres fumadores, son fumadores pasivos y más sensibles a los alergenos).

No podemos olvidarnos que la utilización indebida de vacunas y el consumo excesivo y sin control de antibióticos, jabones, desodorantes, perfumes y colonias desconciertan y confunden nuestro sistema inmunitario que, por un lado se “olvida” cómo luchar contra enfermedades banales, y por otro identifica como alergenos pólenes, proteínas, alimentos, …,  que en otros tiempos fueron inocuos.

Una de cada tres personas sufren de algún tipo de alergia y las cifras van aumentando de forma regular. Se calcula que en 10 años una de cada dos personas tendrá algún tipo de alergia.
Los animales de compañía más comunes en nuestro medio, y que pueden ser causa de alergia son: gatos, perros, hámsters, conejos, conejillos de indias, periquitos, palomas, jilgueros, loros, papagayos, cacatúas, ranas, salamandras, tortugas, iguanas, lagartos, serpientes, caballos… Un 17% de los hogares españoles tienen animales de compañía; el 70% duerme en la casa y de éstos un 30% en el dormitorio de su dueño.

En España, en 1995, el 10% de las rinitis y el 15% de asma eran producidas por los animales de compañía. Quince años más tarde estos porcentajes han aumentado hasta un 20%. A pesar del riesgo de alergias, enfermedades infecciosas-parasitarias y que el coste económico medio de su mantenimiento es de unos1500 €/año, el número de mascotas sigue aumentando ya que el vínculo de afecto, compañía, apoyo y autoestima que nos aportan nuestros pequeños amigos compensa todos estos inconvenientes.

Si se ha cambiado de domicilio y observa que alguien de la familia, con mayor frecuencia los niños, de repente, presenta los síntomas de un resfriado común, con lagrimeo, obstrucción nasal, moco abundante y líquido, estornudos…que se prolonga en el tiempo más de lo habitual, intente averiguar si los anteriores inquilinos o sus nuevos vecinos tenían o tienen algún animal de compañía, y acuda a su médico para ser diagnosticado y tratado, e incluso realizar pruebas de alergia si se consideran oportunas.

Los alergenos  más frecuentes son los epitelios de los animales, pelo o plumas, escamas, saliva, orina…Pero también el entorno de la mascota puede ser alergénico:

  • -Parásitos externos: garrapatas, pulgas, ácaros, chinches, piojos…
  • -Alimentos: cañamones, alpiste, pequeños insectos de los alimentos para peces, harinas con ácaros y gorgojos…
  • -Lugar de reposo: los epitelios, hongos, parásitos antes citados…
  • -Productos químicos: insecticidas, acaricidas, jabones, desinfectantes…

Para evitar reacciones alérgicas derivadas de la presencia de parásitos en nuestras mascotas,  es necesario:
-Bañarlos con la frecuencia que recomiende el veterinario, y a las aves dejarles un recipiente con agua para que se laven cuando lo deseen.
-Aplicarles insecticidas y otros antiparasitarios, con periodicidad.
-Lavado, desinfección con insecticidas apropiados, así como aireación y exposición al sol  del lugar donde duermen, evitando acumulación de ropa en los alrededores..
-Lavado diario de los recipientes donde comen y beben, evitando cualquier alimento con señales de mal estado.

Hay factores hereditarios que contribuyen y predisponen la alergia a los animales. Si existe una tendencia alérgica en la familia, habrá un mayor riesgo en el desarrollo de la alergia; si la madre o el padre tienen alergia a los gatos, el riesgo de que el niño desarrolle alergia a los animales de pelaje, es más elevado. En caso de que ambos padres sean alérgicos y tengan el mismo tipo de alergia, el riesgo de desarrollo de alergia en el niño será del 80 %.

Alergias a los animales

Si deseamos tener una mascota es importante tener en cuenta que va a ser  nuestro  amigo, va a darnos su cariño incondicional, no pide nada. Debemos tratarlo con cariño y respeto. Si no estás dispuesto no lo adoptes, y jamás los abandones.

Sobre Dolores Mini 2 Artículos
Médica de Familia

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.